Vista Semanal Exclusivo: Lazaro y Maria

Manejaba desde los 18 por la necesidad que tenemos todos de trasladarnos de un lugar a otro. Manejaba preocupado, con miedo; siguiendo cabalmente todas y cada una de las señales… Sabía que salir de su casa significaba cada día un riesgo. Regresar sin encontrarse a una docena de policías por cada esquina era una probabilidad como para desestimar. Y aunque ya había logrado sobrevivir al peligro por 7 años, esa noche ocurrió su desgracia.

Las temidas “luces rojas” lo seguían, las observó por su retrovisor, las reconoció enseguida… Era la policía, se detuvo. El agente exigió examinar su licencia de conducir. Lázaro Poblano García no tenía una licencia de conducir válida… en verdad nunca había tenido la oportunidad de obtener una. Le dieron una advertencia, pero aún así lo detuvieron y lo esposaron delante de su familia.

María Poblano, su esposa, preguntó por qué los habían parado. El oficial no supo bien que decir. Ella tampoco gozaba del privilegio de tener una licencia de conducir; así que llamó a su madre para que esta viviera a auxiliarlos. Y mientras María veía como se llevaban preso a su esposo —como si fuera un criminal o un delincuente— y sostenía a su bebé de 6 semanas de nacida en brazos, pensaba en cómo había sido la vida de su esposo…

Lázaro Poblano había dejado Veracruz, México, siendo apenas un niño de 13 años, para vivir en Estados Unidos con su padre (pensando “quizás allá la vida me iría mejor”). Nunca pudo ir a la escuela porque desde que llegó comenzó a trabajar con su padre en el campo recogiendo tomates y naranjas. Le pagaban 65 centavos la cubeta de tomates. Era tan trabajador y esforzado que lograba llenar 200 cubetas por día… a veces más….

Ya era un joven de 23 años —tranquilo, sin vicios, que salía a trabajar a horas tempranas y regresaba al anochecer, dedicado por completo a su trabajo y a su familia— cuando María se sintió afortunada de haberlo conocido. Después de haber estado dos años junto a un hombre que la ayudaba con sus otros 3 hijos como si fuera su padre, nació la hija de ambos. La que llamaron Mailly Ismar.

Lázaro nos contó que se sentó en la parte trasera del carro de policías convencido de que no olvidaría ya nunca más ese día, 6 de marzo del 2012. Eran pasadas las 11 de la noche cuando el oficial de policía ponía el auto en movimiento con destino a… ¡vaya usted a saber a dónde…! Miles de ideas pasaron por su cabeza… Pensaba en Eloy, el hijo mayor de María, que esa noche habían tenido que llevarlo al hospital porque se quejaba de unos dolores… Pensaba en su hijita de meses… En la cesárea de María… En los otros niños… ¿Quién iba a mantener ahora a toda su familia? Recordó la noche que conoció a su esposa…

Ella era una mujer de 36 años que tenía tres hijos: Eloy, de 14 años; Briseida Lin, de 11; y Jassiry Denis, de 7 años. La vida había sido injusta negándole la estabilidad y el amor — que eran sus más grandes sueños. Un día llamó a un amigo que era locutor de radio y le dijo: “Estoy cansada de estar sola. Me duele haber tenido tantos fracasos, quiero un hombre responsable, que ame a mis hijos”.

“Llamas cuando yo esté al aire”, le propuso su amigo, “y das tu teléfono y dices que andas buscando a un valiente que te invite a un baile…” Y esa noche María parecía una operadora de tantas llamadas que recibía, pero solo hubo una llamada privada que llamó poderosamente su atención… Era un hombre tímido, de voz entrecortada.

María no logró dormir esa noche que lo arrestaron. Meditaba, rezaba, lloraba.

Al día siguiente concentraría todas sus fuerzas en buscar ayuda. Muchas incógnitas sin responder: necesitaba saber dónde estaba su esposo, qué pasaría con él ahora, cómo iba a mantener sola a sus 4 hijos —todos ciudadanos americanos— porque María, al igual que Lázaro, había llegado con 13 años a este país. Ambos hablan inglés. Él había vivido más de 10 años aquí, ella más de 23.

Una amiga le recomendó a Grey Torrico, quien trabaja como activista comunitaria en el proyecto “Colección de Voces” en el Condado Collier (Collier County Neighborhood Stories Project) para la Coalición de Inmigrantes de la Florida.

Torrico pudo localizar a Lázaro luego de tres días de búsqueda. Nadie sabía de él. María se sentía desesperada; comenzó a buscar un trabajo sin estar aún totalmente recuperada del parto.

¡Le parecía tan inmerecido que estuvieran deportando a su esposo!

La noche de la detención, su hijo Eloy le mostraba sus brazos recién pinchados al policía y le decía: “¡El no ha hecho nada malo! Solo trataba de ayudarme llevándome al hospital. ¡Deberían de existir leyes mejores! ¿Por qué él no puede tener una licencia para conducir?”

El niño llegó a suplicar diciendo, “¡no te lo lleves, no seas un policía malo!”

Torrico hizo todo lo posible con el consentimiento de María para que esta historia fuera conocida como parte del proyecto Colección de Voces. El incidente de Lázaro Poblano ha sido muy expuesto en los medios de comunicación. Se escribieron varios artículos en los que se denunciaba la posibilidad de deportar a un hombre que no tenía licencia, que venía del hospital con un hijo enfermo.

Lázaro estuvo detenido más de una semana en Broward Transitional Center (BTC) en Pompano Beach. Gracias a los esfuerzos de Torrico y al apoyo de la comunidad, Lázaro regresó el miércoles a su casa bajo libertad condicional. Deberá comparecer ante una corte donde se decidirá el futuro de Lázaro y su familia: si lo deportan o no.

Yo soy una de las que se niega rotundamente a que un hecho así pueda suceder en un país que tanto defiende los derechos humanos.

Si eres tú también de los que se niegan a la deportación de Lázaro Poblano, puedes dejar tu firma aquí: https://www.change.org/petitions/don-t-deport-lazaro-father-of-four

Yo, ¡ya firmé!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s